Plantas de interior

Las plantas de interior son perfectas para dar un ambiente acogedor a tu hogar y llenar de color las habitaciones de tu casa de una manera sencilla.

¡Pero eso no es todo! Además, son unas excelentes purificadoras de aire, ayudan a mejorar la salud y muchos más beneficios, para conseguir esto, es importante conocer los cuidados de las plantas de interior, aquí encontrarás todo sobre sus cuidados.

Existen una gran cantidad de tipos distintos de plantas de interior, pudiendo escoger entre ellas la opción que mejor se adapte a tus gustos, la habitación que quieras decorar o los cuidados que quieras tener con ellas.

Aquí encontrarás numerosos consejos básicos y útiles de cómo cuidarlas y qué tipos existen según sus características. ¿Comenzamos?

Cómo cuidar las plantas de interior

Cuidados Plantas de Jardin

Conocer los cuidados de las plantas de interior es imprescindible para que tus plantas luzcan bonitas y conseguir mantenerlas sanas y con un aspecto saludable.

Hay una gran cantidad de especies de plantas de interior que necesitan cuidados y ambientes específicos.
Por lo tanto, aunque todas estas plantas comparten unos cuidados en común es importante informarse al comprarlas sobre qué condiciones ambientales necesitan.

Presta atención a estos tips básicos para sus cuidados generales:

  • Proporcionales la luz que necesitan.

La ausencia de luz es una de las razones más habituales por las que las plantas de interior pueden marchitarse. Aunque no todas requieren de la misma cantidad.
Las plantas de interior con hojas oscuras y los helechos son las que menos luz necesitan, manifestando en seguida la falta de luz solar, cambiando de aspecto y color.

Colócalas cerca de una ventana o en un lugar bien iluminado, es importante que nunca le de la luz del sol de manera directa ya que se quemarán.

  • Evita el exceso de riego.

Al estar dentro de casa las plantas necesitan menos cantidad de agua, por lo tanto, el riego no tiene que ser demasiado frecuente.
En la época más calurosa, aumenta un poco la dosis de riego y la frecuencia, pero sin pasarte ya que no necesitan agua en exceso.

Para ayudarte, puedes escoger macetas de cerámica o de material transpirable para evitar que el agua se acumule llegando a ahogar a la planta.

  • Cuida que tenga una temperatura ambiente adecuada.

Los cambios bruscos de temperatura es uno de los problemas más habituales en las plantas de interior, ya que hacen que estas pierdan sus hojas.
Es decir, mantenlas lejos del aire acondicionado o la calefacción ya que puedes perjudicarlas de manera grave.

  • Proporcionales humedad ambiental.

En su mayoría, las plantas de interior son especies tropicales, por lo que son aptas para una alta humedad.
Aunque es imposible conseguir en casa un clima tropical puedes ayudarlas a mantener la humedad que necesitan. Para ello, pulveriza de manera frecuente sus hojas para evitar que sus hojas se sequen, evita echar agua a sus flores.

Cómo cuidar las plantas de interior en invierno

Espacio de interior

Con la llegada del frío los cuidados necesarios para las plantas de interior son diferentes, incluso son menos que en el resto del año. Aún así, son igual de importantes.

El frío unido a una elevada humedad puede ocasionar que las plantas se vean dañadas, ya sea por hongos o por insectos. No te preocupes, si sigues los siguientes consejos vas a conseguir que tus plantas lleguen a la primavera igual de bonitas.

Primero tienes que tener en cuenta, que algunas de las acciones que realizamos en nuestro hogar en invierno puede ser las causantes de poner en peligro la supervivencia de las plantas de interior.

En especial, tienes que tener mucho cuidado con la calefacción, es normal que quieras mantener caliente tu hogar, pero sí es así, coloca tus plantas de interior alejadas de la fuente de calor. Es importante que mantengan un nivel de humedad adecuado.

Para proteger a tus plantas de la calefacción, asegurate que la temperatura media del hogar no supere los 21ºC.

Otro truco es mantenerlas agrupadas cerca, de este modo, se ayudarán entre ellas en la nutrición debido a la transpiración.

Colócalas cerca de una ventana para que reciban la luz natural necesaria para mantenerse sanas. Ten cuidado en que los rayos del sol no inciden directamente sobre ella.
Pulveriza agua en las hojas al menos una vez al día y coloca unos recipientes con agua cerca de los radiadores.

Abono para plantas de interior

Demasiadas personas pasan por alto la importancia de cuidar el abono de las plantas de interior . Sin embargo, una alimentación adecuada es esencial para cultivar plantas sanas y hermosas.

A diferencia de un jardín al aire libre, donde la naturaleza proporciona lluvia y las plantas pueden enviar nuevas raíces en busca de alimento, los nutrientes disponibles para una planta de interior están estrictamente limitados por la cantidad de tierra en la maceta.

Existen diferentes tipos de abono para plantas de interior:

  • Abonos líquidos y solubles:

Se agregan fertilizantes líquidos a su regadera, en función del tipo de planta puede requerir una alimentación más o menos frecuente.
Es importante conocer las necesidades nutricionales específicas de cada especie.

El abono líquido proporciona un suministro constante de nutrientes que se puede controlar con precisión. Es fácil suspender la alimentación cuando la planta está inactiva durante los meses de invierno, por ejemplo, o intensificar la alimentación cuando están enviando un nuevo crecimiento.

  • Abonos granulados:

Son gránulos secos de abono puro que se pueden mezclar a mano en el suelo para macetas.
Se usa más comúnmente en jardines al aire libre, también se pueden usar para plantas de interior, aunque puede ser complicado.

Este tipo de abono vierte todos sus nutrientes a la vez cuando se riega la maceta, lo que dificulta el control de la cantidad que reciben las plantas a la vez. Es bastante económico, pero no es la mejor opción para alimentar plantas de interior.

  • Abonos de liberación lenta:

Este tipo de abono se han convertido en el favorito para muchos jardineros y cultivadores profesionales, tanto para plantas de interior como de exterior.
Están recubiertos con cáscaras de liberación prolongada que sueltan lentamente los nutrientes en el suelo.

Los gránulos individuales tienen recubrimientos de diferentes espesores que se disuelven a diferentes velocidades, por lo que la liberación real del abono se escalona con el tiempo. Una sola aplicación puede durar entre cuatro y nueve meses. El principal inconveniente es el mayor coste del fertilizante de liberación lenta, pero gracias a que dura tanto, al final sale rentable.

Deja un comentario